ÚLTIMAS PUBLICACIONES
Newsletter

Suscríbete a nuestro Newsletter

¿Amigos o enemigos? Las cabras y la dispersión de semillas

Aunque en general el ganado afecta negativamente a los cactus, también tiene algunos aspectos positivos que benefician a estas plantas.

En muchos desiertos el pastoreo se realiza con frecuencia por las comunidades locales como una forma de subsistencia. Aunque a la gente de la región se ve beneficiada por el pastoreo, esta actividad puede causar mucho daño a los cactus, ya que los animales pueden pisotear las plántulas y consumir individuos adultos. Sin embargo, también es posible que pueden beneficiar a los cactus al consumir sus frutos y dispersar sus semillas.

En el desierto de Tehuacán se realizó un experimento para saber si semillas de cactus consumidos comúnmente por cabras podrían ser dispersadas. Para ello, los investigadores alimentaron a cabras con frutos de Ferocactus flavovirens, F. robustus, F. latispinus var. spiralis y Echinocactus platyacanthus f. grandisy colectaron las heces que fueron defecadas durante varios días para colectar las semillas que contenían (Figura 1). Después observaron si las semillas defecadas se encontraban en buen estado y las germinaron.

 

Ferocactus flavovirens
« de 4 »

Figura 1. Especies estudiadas para el experimento realizado en la Reserva de la Biosfera Tehuacán-Cuicatlán.

 

Los investigadores encontraron que la cantidad de semillas recuperadas en buen estado variaba de acuerdo a la especie (Ferocactus flavovirens = 27.8%, F. robustus = 61%, F. latispinus var. spiralis = 37% y Echinocactus platyacanthus f. grandis = 47.6%), yendo desde 27.8% hasta 61%. El porcentaje de semillas que germinó varió entre especies y de acuerdo al tiempo en que fueron defecados, registrándose en general la máxima germinación entre 16 y 32 horas después de haber sido consumidas.

 

“Las semillas de cactus digeridas por las cabras tienen el potencial de ser dispersadas en el desierto y germinar debido al tiempo en que son defecadas”

 

Los resultados sugieren que las semillas de cactus ingeridas por las cabras podrían ser dispersadas. De hecho, al ser defecadas entre 16 y 32 horas después de ser ingeridas, es muy probable que las cabras dispersen las semillas cuando se encuentren pastoreando en el desierto y no en los corrales, ya que normalmente los pobladores pastorean a sus animales diariamente a ciertas horas. Sin embargo, se necesitan realizar más estudios para saber si el beneficio que obtienen las semillas al ser dispersadas es mayor al daño que el pastoreo puede causar a los cactus una vez que hayan germinado.

Queremos saber tu opinión

Queremos saber tu opinión de este artículo, por lo que nos gustaría que llenaras una encuesta de satisfacción que te tomará menos de 2 minutos contestarla. Da click aquí para comenzarla.

Referencias

Créditos de las fotografías

  • Portada: https://www.dw.com/en/in-kenya-herders-turn-an-invasive-cactus-into-biofuel/a-52624652